Fabrica de Joyas en Acero en Bucaramanga ¡Piezas en Acero Inigualables, Modernas y Estilizadas!

Conoce nuestro Proceso de Fabricación de Joyas en Acero


El proceso de fabricación del acero para joyas está conformado por un conjunto de transformaciones que sufre el material desde que se funden las materias primas hasta que se obtiene el espesor o diámetro deseado. Se puede dividir en tres etapas:


1. Acería: Esta etapa es común independientemente de cuál sea el producto final que queramos obtener. Se parte de chatarra, ferroaleaciones y otros elementos, allí se obtiene la composición química deseada por la que se definirá la calidad del acero.


2. Laminación en Caliente: En esta etapa se reduce el espesor o diámetro aprovechando la mayor ductilidad del material a altas temperaturas.


3. Laminación en Frío: Es la etapa en la que obtenemos el espesor o diámetro final. La reducción se lleva a cabo sin un calentamiento previo.


Para lograr el Acero Inoxidable se parte de una base de acero, una mezcla de hierro y carbono a la que se le agrega cromo y molibdeno para darle su carácter quirúrgico. Estos elementos permiten que la pieza no se corroa, que sea resistente y que su limpieza y esterilización sea muy sencilla.


Durante la elaboración del acero quirúrgico se somete el acero a altas temperaturas para lograr un nivel de pureza muy elevado, convirtiéndolo así en un material totalmente libre de toxicidad.


Sin duda el acero quirúrgico es un material muy bondadoso. Su uso en la joyería contemporánea se está arraigando en fuerza y en Alquimia destacando su belleza y beneficios para la fabricación de piezas selectas, con estilo y hermosos diseño.


¿Por qué se le llama acero quirúrgico?


El acero quirúrgico obtiene su nombre gracias a que es un metal altamente empleado en la fabricación de diferentes instrumentos quirúrgicos. Dicho material ha sido escogido para tales fines por sus numerosas propiedades. Es fuerte, fácil de limpiar, esterilizar, resistente a la corrosión y además no produce reacciones alérgicas por lo que también es usado en la elaboración de implantes temporales en lesiones médicas de diferentes tipos.


En el mercado de joyas, el acero es conocido como Acero Inoxidable y este metal ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años, gracias a la belleza y versatilidad de este material en la creación de joyas. El acero es un material económico, accesible, versátil, maleable y capaz de producir joyería vistosa, elegante y de excelente calidad. Debido a su precio, estas piezas resultan sumamente atractivas en comparación de las de oro o plata, que pueden llegar a costar cientos, incluso miles de veces más.


Sea cual sea el gusto de cada persona, las piezas de acero siempre son bien recibidas ya que este metal tiene más ventajas que desventajas y terminarás por llenar su colección de joyas con piezas de este material, debido a su gran variedad de formas, estilos y colores para escoger, además de ser bastante accesibles.


Conozcamos un poquito de la Historia del Acero


Encontrar materiales que fuesen capaces de resistir el paso de los años y las condiciones climáticas fue un reto para el hombre. Se dice que, fue en la India donde por primera vez se empleó una combinación de hierros con las propiedades justas para evitar la corrosión y el deterioro. De hecho, es en Delhi donde se encuentra un pilar de hierro que data aproximadamente del año 400 d.C. y que aún hoy en día se encuentra en perfecto estado de conservación.


Sin embargo, pasaron varios siglos para que en el año 1821, Pierre Berthier descubriera que algunas aleaciones de hierro eran resistentes a ácidos. Pero fue justamente la complejidad para conseguir estos materiales en la época, lo que provocó que se dejaran de fabricar.


Con la llegada del siglo XX y las tensiones internacionales, en Inglaterra se comenzaron a hacer experimentos con todo tipo de hierros con el propósito de mejorar sus armas de guerra. Hasta que un buen día, el inglés Harry Brearley se percató de que la aleación de acero compuesta por cromo y carbono, no se oxidaba.


Gracias a la astucia y perseverancia de hombres como Brearley, se pudo descubrir un material tan único y excepcional como el acero.


Cuyo metal se ha convertido actualmente en uno de los mejores materiales para la fabricación de joyas en Bucaramanga y el mundo, joyas preciosas, valiosas y distintivas.


© Todos los Derechos Reservados